• ¡Ya arrancamos!

    Un viaje documental en una VW Kombi desde Venezuela hacia ambos polos.
    Venezuela – Patagonia – Alaska.

  • Síguenos

    Sigue los avances de esta aventura en las redes sociales @adospolos y suscríbete al canal de YouTube

    Suscribirse

¡Gracias a ustedes ya logramos los 100 Seguidores en el canal de YouTube!  Síguenos que pronto comenzaremos a compartir nuestra historia.

Salud de Bipolar
Estado actual de nuestra VW Kombi

Latoneria y Pintura
Acondicionamiento Térmico
Sistemas de Energía Alterna
Mobiliario Interno
Accesorios
Mecanica

Instagram

Esta fue la última parada, hoy rodamos los últimos km hacia Buenos Aires.
Buscamos con dedicación un último lugar natural para relajarnos y para relajar a Lua antes de que conozca su primera gran ciudad, llegamos a este sitio con un lago grande y lindo, hicimos el almuerzo y cuando estuvimos listos para irnos a explorar los alrededores comenzó una tormenta con rayos y truenos, Lua fue la primera en brincar dentro de la Bipo 🤦🏻‍♀️ Pensamos que pasaría rápido pero duró casi toda la noche y no pudimos salir más de la kombi.
Ya nos separan pocos km de Buenos Aires, esperamos ansiosos los reencuentros con amigos y todas las cosas lindas que nos depara la ciudad antes de continuar a nuestra primera meta, Patagonia.
Como siempre que llegamos a un lugar que nos gusta, pasamos de nuestro plan inicial de quedarnos sólo un día a pasar 4 días en Colón y es que es un lugar tranquilo y hermoso a las orillas del rio Uruguay. Pasamos los días haciendo largas caminatas por la costanera aprovechando de acostumbrar a Lua a su correa ya que en Buenos Aires no puede andar realenga por allí, al menos hasta que su respuesta al llamado “VEN” sea más efectiva.
Lua es muy sociable con los otros perros y cada vez está más dispuesta a jugar, se siente más segura y tranquila cada día y eso nos llena de felicidad.
Nelson hacía la parrilla o asado como le dicen acá, Lua nos ayudaba a comerse todo los huesos y yo aproveché de leer y disfrutar de la paz que el lugar brinda.
Colón es conocido por sus aguas termales, sobre todo en invierno, aunque nosotros no fuimos a conocerlas 🤦🏻‍♀️
También pasó algo muy lindo, en la caminata de ayer llegamos hasta un lugar donde vendían comida, buscando desesperadamente una cerveza fría ¡y nos atendió una venezolana! Nos pusimos a conversar como si nos conociéramos de siempre y pasamos una tarde muy linda acompañada de un atardecer hermoso, además @brendabphotography también es fotógrafa 🙌🏻 ¡Gracias por el rato ameno! Nos volvemos a ver por la ruta. 
Nosotros seguimos camino hacia Buenos Aires ahora si, planeamos llegar el Lunes porque no queríamos llegar en pleno fin de semana ¡Allá vamos!
Aunque por lo general procuramos campings al aire libre y lugares naturales donde pasar la noche cuando estamos en la carretera, a veces nos toca quedarnos en estaciones de servicio. Nosotros ya estamos bastante acostumbrados y se nos hace hasta cómodo, casi todas cuentan con baños limpios, wifi y tienda, pero esta fue la primera vez de Lua y aunque se ponía un poco nerviosa con los sonidos fuertes que siempre los hay, se portó bastante bien, si no contamos unas cuantas escapadas que se echa de vez en cuando. 
Justo cerca de donde estábamos habíamos leído que había un puesto de control policial que era uno de los más estrictos de la ruta así qué hicimos unas averiguaciones y nos pedían un montón de cosas qué no teníamos: Kit de viaje que incluye chaleco fosforescente, sábana blanca, una calcomanía en la Kombi con el número de la velocidad máxima permitida, calcomanías reflectoras en la parte trasera y un tubo de remolque ya que no está permitido remolcar con cuerda, aparte de triángulos y extintores que ya teníamos.
Mientras poníamos todo al día pasamos dos noches en la estación de servicio y Lua estaba demasiado aburrida, además que habían unos perros que le ladraban y ella se asustaba mucho.
Finalmente continuamos ruta, llegamos al puesto de control y no nos pidieron absolutamente nada de lo que compramos 🙄
Seguimos camino a Buenos Aires y haremos una parada para conocer Colón.
Coincidencias hermosas del camino.
Hicimos una parada en La Cruz, un tranquilo pueblo en la provincia de Corrientes, íbamos buscando un veterinario para hacerle chequeos a Lua y ver si conseguíamos colocarle las vacunas necesarias, sin embargo cuando llegamos estaba todo cerrado así que sólo nos dirigimos a un camping a las orillas del río Uruguay para hacer almuerzo y ver si nos gustaba el lugar para pasar la noche.
Decidimos quedarnos por la tranquilidad y por el mucho espacio para que Lua corriera e hiciera amigos nuevos, justo allí de pura casualidad conocimos a @zergio_z y a su esposa Mariana, que es veterinaria 😍 le echamos todo el cuento de Lua y se ofrecieron a ayudarnos, le regalaron a Luita su inyección de la Rabia, un sacote de alimento, un platito rojo divino y como si eso fuese poco nos invitaron a pasear y a conocer el pueblo, nos abrieron las puertas de su casa y Lua se hizo amiga de sus perritas mientras nosotros conversamos de todo un poco.
No podemos estar más agradecidos con ustedes, dejaron en nosotros una marca muy especial. ¡Gracias por ayudarnos con la nueva miembro del viaje! 🐶
Siempre hay gente especial en el camino, esperamos volver a verlos y que vean todo lo que Lua habrá mejorado para entonces. ❤️🙏🏻
Salto Encantado y salida de Misiones.
La provincia de Misiones fue la primera que conocimos de Argentina, nos dejó amigos, hermosos recuerdos, hermosas fotos, absolutamente todo lleno de tierra roja y una perrita encantadora.
Antes de irnos no nos quisimos perder conocer el salto Encantado, nos lo habían mencionado en diferentes ocasiones y nos hacía mucha ilusión conocerlo, pero lo primero que vimos cuándo estábamos accesando fue un cartel que decía “prohibido entrar con mascotas” Nelson y yo nos vimos a la cara inmediatamente, asumimos que desde ya iban a comenzar las complicaciones con Lua, de igual manera nos acercamos hasta la entrada del parque y Nelson se bajó a hablar con los guardaparques para ver si lo convencíamos de dejarla entrar con su correita, el guardaparques no accedió pero sin embargo nos ofreció cuidarla mientras hacíamos el recorrido. Nosotros estábamos con muchas dudas sobre dejarla sola, apenas se está acostumbrando a nosotros y pensamos que dejarla con alguien más le generaría estrés, sin embargo pensamos qué debe irse acostumbrando porque varías veces nos tocará hacer lo mismo. Por fin decidimos dejarla con comida y agua y nos adentramos a la selva misionera para conocer este salto de 60 metros de altura.
Ahora seguimos camino hacia la Provincia de corrientes en nuestra ruta para Buenos Aires.
El primer viaje con Lua.
Luego de volver por ella continuamos viaje porque no hay tiempo que perder si queremos llegar a Patagonia a tiempo, recorrimos unos 200km hasta el camping piedras blancas, estábamos nerviosos porque iba a ser un viaje largo para ser el primero de Lua pero ella sólo durmió todo el viaje y sólo despertaba cuando hicimos algunas paradas. 
Llegamos al lugar y otra vez la paz y la naturaleza nos invitaron al disfrute, planeábamos partir al día siguiente pero decidimos pasar el día disfrutando del salto de agua y los senderos de pinos, así era menos estrés para Lua y nosotros descansamos un poco para continuar viaje hacia Buenos Aires.
Lua es exploradora por naturaleza, le gusta guiarnos y recuerda muy bien los caminos, bebe agua de todos los rios que encuentra y juega a ser cazadora de mariposas. Nuestro mayor miedo es saber cómo se comportará en la ciudad y donde nos quedaremos ya qué ahora nos cambiaron los planes. 
Si saben de algún lugar o tienen alguna idea déjennos saber en los comentarios. 🙌🏻
¡Ahora somos 3! 👫🐶
Mientras menos km nos separaban de Lua más ansiedad íbamos ganando, queríamos saber si la íbamos a poder encontrar y compensarle para siempre haberla dejado, desde que entramos al lugar donde la dejamos comenzamos a gritarle, llamarla, silbarle, lanzarle besos, sonarle bolsas y todo lo que se nos ocurrió para llamar su atención. Nada, no la vimos.
Rodamos hasta el lugar donde habíamos parado esos día, muy desanimados y tristes, nos planteamos hacer almuerzo allí y si no volvía resignarnos a pensar qué seguro estaba bien y sana en otro lugar pero Nelson no aguantó y me dijo “¿Y si voy a caminar a ver si la encuentro?” Obviamente yo asentí y el se encaminó hacia el último lugar donde la vimos, yo me propuse cocinar pero volteaba cada 5 segundos a ver si venía Nelson con ella y de pronto los vi venir a ambos corriendo hacia la Kombi, la alegría no nos cabía en el corazón ¡había vuelto y ya no nos separaremos más! Cuando vió a Nelson lloraba de la emoción y apenas vió a Bipo brincó dentro para reafirmarnos que ella eligió este nuevo hogar.
La bañamos y la llevamos al Veterinario donde la consintieron y le regalaron varias cositas por ser adoptada.
Le pusimos Lua por la Luna, ya que cuando la conocimos había luna llena, una de las más preciosas que hemos visto.
Volvemos por la perrita.
Después de dejarla nos fuimos a conocer la Gruta India a unos 130km aproximadamente, otro lugar natural de la provincia de Misiones en Argentina, con unas cuevas bellísimas y una pequeña caída de agua. Sólo que esta vez no disfrutamos mucho del paisaje ni del lugar, no podíamos parar de pensar en la perrita. Andábamos lánguidos, el único tema de conversación era ella y si surgía otro tema inevitablemente nos llevaba a ella de nuevo, pasamos toda la noche pensando en que quizás nos haya ido a buscar hasta la carretera y le pasó algo malo, que tal vez se perdió, que esta triste porque no entendió que nos fuimos, que se sienta sola, que llueva como esos días y no tenga donde ocultarse y entre otras cosas, que no vaya nadie que le de comida en días.
A pesar de qué buscarla significa sumarle 260km y algunos días más de atraso a nuestro recorrido hacia Patagonia para el verano, decidimos ir a buscarla.
Esperamos qué ella esté bien y que podamos volver a encontrarla. ¡Deséennos suerte!
La despedida más triste.
Llegamos al lago Urugua-i por medio de iOverlander, habíamos leído que el lugar era hermoso y que había una perrita muy linda rondando el lugar, todo lo que un par de komberos amantes de la naturaleza pueden pedir. Pasamos los días haciendo fotos, llenos de una paz increíble y un tanto desconectados del mundo disfrutando con nuestra nueva amiga, ella se subió a la kombi desde el primer día, durmió todas las noches fuera de Bipo ladrando y protegiéndonos, nos acompañó al pueblo cercano a hacer mercado y la llevamos a conocer la plaza, también hicimos algunas caminatas explorando los alrededores del lago.
Tristemente llegó la hora de partir y entramos en un dilema, nos parece la compañera perfecta para el viaje pero el lugar es tan hermoso y tranquilo que pensamos que quizás estará mejor allí que con nosotros, ella hizo todo lo posible por unirse al viaje, cuando nos íbamos corrió 1km detrás de la kombi por todo el camino de tierra hasta que ya cerca de la carretera decidimos parar (ya que ella no lo iba a hacer) y la subimos a Bipo, el dilema se hizo más profundo, fuimos hasta el pueblo a pensar más claro, decidimos que definitivamente ella estaría mejor en su lugar así qué compramos carne, volvimos al lago y esta vez distrayéndola con la comida pudimos dejarla y seguir la ruta hacia la Gruta India.
Nos vamos con el corazón roto y a la vez lleno de amor por haberla conocido. ¿Ustedes que habrían hecho en una situación así?

Contáctanos