La despedida más triste.

Llegamos al lago Urugua-i por medio de iOverlander, habíamos leído que el lugar era hermoso y que había una perrita muy linda rondando el lugar, todo lo que un par de komberos amantes de la naturaleza pueden pedir. Pasamos los días haciendo fotos, llenos de una paz increíble y un tanto desconectados del mundo disfrutando con nuestra nueva amiga, ella se subió a la kombi desde el primer día, durmió todas las noches fuera de Bipo ladrando y protegiéndonos, nos acompañó al pueblo cercano a hacer mercado y la llevamos a conocer la plaza, también hicimos algunas caminatas explorando los alrededores del lago.
Tristemente llegó la hora de partir y entramos en un dilema, nos parece la compañera perfecta para el viaje pero el lugar es tan hermoso y tranquilo que pensamos que quizás estará mejor allí que con nosotros, ella hizo todo lo posible por unirse al viaje, cuando nos íbamos corrió 1km detrás de la kombi por todo el camino de tierra hasta que ya cerca de la carretera decidimos parar (ya que ella no lo iba a hacer) y la subimos a Bipo, el dilema se hizo más profundo, fuimos hasta el pueblo a pensar más claro, decidimos que definitivamente ella estaría mejor en su lugar así qué compramos carne, volvimos al lago y esta vez distrayéndola con la comida pudimos dejarla y seguir la ruta hacia la Gruta India.
Nos vamos con el corazón roto y a la vez lleno de amor por haberla conocido. ¿Ustedes que habrían hecho en una situación así?

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *