La Cruz.

Coincidencias hermosas del camino.
Hicimos una parada en La Cruz, un tranquilo pueblo en la provincia de Corrientes, íbamos buscando un veterinario para hacerle chequeos a Lua y ver si conseguíamos colocarle las vacunas necesarias, sin embargo cuando llegamos estaba todo cerrado así que sólo nos dirigimos a un camping a las orillas del río Uruguay para hacer almuerzo y ver si nos gustaba el lugar para pasar la noche.
Decidimos quedarnos por la tranquilidad y por el mucho espacio para que Lua corriera e hiciera amigos nuevos, justo allí de pura casualidad conocimos a @zergio_z y a su esposa Mariana, que es veterinaria 😍 le echamos todo el cuento de Lua y se ofrecieron a ayudarnos, le regalaron a Luita su inyección de la Rabia, un sacote de alimento, un platito rojo divino y como si eso fuese poco nos invitaron a pasear y a conocer el pueblo, nos abrieron las puertas de su casa y Lua se hizo amiga de sus perritas mientras nosotros conversamos de todo un poco.
No podemos estar más agradecidos con ustedes, dejaron en nosotros una marca muy especial. ¡Gracias por ayudarnos con la nueva miembro del viaje! 🐶
Siempre hay gente especial en el camino, esperamos volver a verlos y que vean todo lo que Lua habrá mejorado para entonces. 

Salto Encantado y salida de Misiones.

La provincia de Misiones fue la primera que conocimos de Argentina, nos dejó amigos, hermosos recuerdos, hermosas fotos, absolutamente todo lleno de tierra roja y una perrita encantadora.
Antes de irnos no nos quisimos perder conocer el salto Encantado, nos lo habían mencionado en diferentes ocasiones y nos hacía mucha ilusión conocerlo, pero lo primero que vimos cuándo estábamos accesando fue un cartel que decía “prohibido entrar con mascotas” Nelson y yo nos vimos a la cara inmediatamente, asumimos que desde ya iban a comenzar las complicaciones con Lua, de igual manera nos acercamos hasta la entrada del parque y Nelson se bajó a hablar con los guardaparques para ver si lo convencíamos de dejarla entrar con su correita, el guardaparques no accedió pero sin embargo nos ofreció cuidarla mientras hacíamos el recorrido. Nosotros estábamos con muchas dudas sobre dejarla sola, apenas se está acostumbrando a nosotros y pensamos que dejarla con alguien más le generaría estrés, sin embargo pensamos qué debe irse acostumbrando porque varías veces nos tocará hacer lo mismo. Por fin decidimos dejarla con comida y agua y nos adentramos a la selva misionera para conocer este salto de 60 metros de altura.
Ahora seguimos camino hacia la Provincia de corrientes en nuestra ruta para Buenos Aires. 

Salto Piedras Blancas.

El primer viaje con Lua.
Luego de volver por ella continuamos viaje porque no hay tiempo que perder si queremos llegar a Patagonia a tiempo, recorrimos unos 200km hasta el camping piedras blancas, estábamos nerviosos porque iba a ser un viaje largo para ser el primero de Lua pero ella sólo durmió todo el viaje y sólo despertaba cuando hicimos algunas paradas.
Llegamos al lugar y otra vez la paz y la naturaleza nos invitaron al disfrute, planeábamos partir al día siguiente pero decidimos pasar el día disfrutando del salto de agua y los senderos de pinos, así era menos estrés para Lua y nosotros descansamos un poco para continuar viaje hacia Buenos Aires.
Lua es exploradora por naturaleza, le gusta guiarnos y recuerda muy bien los caminos, bebe agua de todos los rios que encuentra y juega a ser cazadora de mariposas. Nuestro mayor miedo es saber cómo se comportará en la ciudad y donde nos quedaremos ya qué ahora nos cambiaron los planes. 

 

Vlog 6, Parque la llovizna, todo lo que vimos y una trágica historia.

Cuando faltaban días para partir de Puerto Ordaz, decidimos ir a conocer el Parque Nacional la Llovizna, un impresionante salto de agua en pleno centro de Ciudad Guayana. Allí nos enteramos de una tragedia ocurrida en el año 1964 que tomó la vida de un número considerable de personas que visitaban el parque, debido al colapso del puente colgante que daba miras al salto.

También aprovechamos de conocer el Eco Museo que exhibe arte indígena y que permite echar un vistazo a las turbinas de la represa Macagua.

¡Ahora somos 3!

Mientras menos km nos separaban de Lua más ansiedad íbamos ganando, queríamos saber si la íbamos a poder encontrar y compensarle para siempre haberla dejado, desde que entramos al lugar donde la dejamos comenzamos a gritarle, llamarla, silbarle, lanzarle besos, sonarle bolsas y todo lo que se nos ocurrió para llamar su atención. Nada, no la vimos.
Rodamos hasta el lugar donde habíamos parado esos día, muy desanimados y tristes, nos planteamos hacer almuerzo allí y si no volvía resignarnos a pensar qué seguro estaba bien y sana en otro lugar pero Nelson no aguantó y me dijo “¿Y si voy a caminar a ver si la encuentro?” Obviamente yo asentí y el se encaminó hacia el último lugar donde la vimos, yo me prepuse cocinar pero volteaba cada 5 segundos a ver si venía Nelson con ella y de pronto los vi venir a ambos corriendo hacia la Kombi, la alegría no nos cabía en el corazón ¡había vuelto y ya no nos separaremos más! Cuando vió a Nelson lloraba de la emoción y apenas vió a Bipo brincó dentro para reafirmarnos que ella eligió este nuevo hogar.
La bañamos y la llevamos al Veterinario donde la consintieron y le regalaron varias cositas por ser adoptada.
Le pusimos Lua por la Luna, ya que cuando la conocimos había luna llena, una de las más preciosas que hemos visto.

Volvemos por la perrita.

Después de dejarla nos fuimos a conocer la Gruta India a unos 130km aproximadamente, otro lugar natural de la provincia de Misiones en Argentina, con unas cuevas bellísimas y una pequeña caída de agua. Sólo que esta vez no disfrutamos mucho del paisaje ni del lugar, no podíamos parar de pensar en la perrita. Andábamos lánguidos, el único tema de conversación era ella y si surgía otro tema inevitablemente nos llevaba a ella de nuevo, pasamos toda la noche pensando en que quizás nos haya ido a buscar hasta la carretera y le pasó algo malo, que tal vez se perdió, que esta triste porque no entendió que nos fuimos, que se sienta sola, que llueva como esos días y no tenga donde ocultarse y entre otras cosas, que no vaya nadie que le de comida en días.
A pesar de qué buscarla significa sumarle 260km y algunos días más de atraso a nuestro recorrido hacia Patagonia para el verano, decidimos ir a buscarla.
Esperamos qué ella esté bien y que podamos volver a encontrarla.
¡Deséennos suerte!

La despedida más triste.

Llegamos al lago Urugua-i por medio de iOverlander, habíamos leído que el lugar era hermoso y que había una perrita muy linda rondando el lugar, todo lo que un par de komberos amantes de la naturaleza pueden pedir. Pasamos los días haciendo fotos, llenos de una paz increíble y un tanto desconectados del mundo disfrutando con nuestra nueva amiga, ella se subió a la kombi desde el primer día, durmió todas las noches fuera de Bipo ladrando y protegiéndonos, nos acompañó al pueblo cercano a hacer mercado y la llevamos a conocer la plaza, también hicimos algunas caminatas explorando los alrededores del lago.
Tristemente llegó la hora de partir y entramos en un dilema, nos parece la compañera perfecta para el viaje pero el lugar es tan hermoso y tranquilo que pensamos que quizás estará mejor allí que con nosotros, ella hizo todo lo posible por unirse al viaje, cuando nos íbamos corrió 1km detrás de la kombi por todo el camino de tierra hasta que ya cerca de la carretera decidimos parar (ya que ella no lo iba a hacer) y la subimos a Bipo, el dilema se hizo más profundo, fuimos hasta el pueblo a pensar más claro, decidimos que definitivamente ella estaría mejor en su lugar así qué compramos carne, volvimos al lago y esta vez distrayéndola con la comida pudimos dejarla y seguir la ruta hacia la Gruta India.
Nos vamos con el corazón roto y a la vez lleno de amor por haberla conocido. ¿Ustedes que habrían hecho en una situación así?

¡Aprendimos a hacer Reviro!

En una de las charlas que tuvimos en Puerto Iguazú en el tiempo que estuvimos en Castillo Iguazú nos nombraron el Reviro, nos dijeron que era una comida típica de la provincia de Misiones y parte de Paraguay y qué si no lo habíamos comido no habíamos pasado por Misiones.
Un día antes de despedirnos del lugar nuestro amigo Alexis del Crocantillo Bar nos ofreció cocinarnos un Reviro para que nos llevásemos un poco de la cultura de Misiones con nosotros, obviamente aceptamos y pusimos manos a la obra, fuimos a buscar los ingredientes (y aprovechamos de hacer la compra para partir con enlatados y cosas para el camino) luego pasamos el resto de la tarde/noche aprendiendo a hacer Reviro y con qué acompañarlo.
El Reviro se puede acompañar con todo, nosotros lo probamos con Mate Cocido, con azúcar y con huevo frito.
¿Conocen el Reviro? ¿Con qué les gusta comerlo?
PS: hicimos un video explicando todos los pasos para hacer un delicioso Reviro, pronto en nuestro canal de YouTube.

¿Cómo es vivir en la kombi?

Cuando hicimos aquellas preguntas y respuestas en las historias nos preguntaban bastante cómo era Bipo por dentro y cómo vivíamos dentro.
Vivir con Bipo es algo muy diferente a cualquier cosa que hayamos hecho antes, poco espacio y bastantes cosas, es aprender a convivir, tolerar y a compartir el espacio.
Ambos pensamos que lo llevamos bastante bien aunque a veces nos queremos ahorcar (pero seguimos vivos) no es algo fácil pero es muy muy divertido. Hemos aprendido a hacer todo en equipo, armamos la cama todas las noches, si uno cocina el otro lava, armamos el toldo de @miutanks con una facilidad adquirida que a veces nos impresiona a nosotros mismos y así, hemos adquirido una sincronización casi siempre muy armoniosa.
La kombi cuenta con un closet compartido (obvio), una mesa plegable donde comemos o la usamos para trabajar con las compus, un sofá-cama, un fregador y muchos lugares para guardar cosas, aunque siempre haya un montón de cosas fuera de lugar 😰
¿Tienen alguna duda sobre cómo es vivir en una Kombi? Se la respondemos acá en los comentarios.

¡Volvimos a Paraguay!

Ya nos vamos de Misiones y en nuestra búsqueda de la cosas para conocer cerca, recordamos qué del lado Paraguayo se encuentra la mayor productora de energía del planeta, la represa hidroeléctrica Itaipú. Así que nos fuimos a conocerla tomando un bus en la aduana Argentina y luego otro en Paraguay que nos llevó hasta la represa. Al llegar a Itaipú Binacional nos atendieron en el centro de visitantes donde ofrecen un tour gratis y guiado, un bus hace el recorrido y la única parada es en las compuertas de la represa. Mientras el bus anda el guía te cuenta toda la historia de esta represa que genera energía para Paraguay y parte de Brasil.
Cuando finalizó el tour, como todavía nos quedaba tiempo para conocer algo más, tomamos otro bus más hasta el museo Itaipú que queda a 1km de la represa, normalmente hubiésemos caminado pero este calor veraniego no está pa’ eso.
Allí pudimos aprender un poco más sobre la cultura indígena Guaraní y luego tomamos unos dos buses más para regresar con Bipo que estaba celosa porque andábamos viajando sin ella.