Porto do Manaus.

Llegamos a Manaos y lo primero que hicimos fue ir a recorrer el puerto que nos queda bastante cerca del lugar donde estamos parando la kombi. La ciudad es muy caliente, la temperatura ronda los 36/37 incluso 40 grados.
La verdad estamos encantados, es muy bella y limpia, el centro de la ciudad tiene muchísimas cosas que ver y nosotros no nos queremos perder nada. Sin hablar del trato de la gente que ha sido muy amable.
Mañana iremos a recorrer los teatros y museos. Ademas conseguimos a un mecanico para que revise a Bipolar y lo estamos pensando mucho.

Salida hacia Manaus.

Este es el parque Urubuí, en el que pasamos nuestros días en Presidente Figueiredo.
Hoy nos toca partir hacia Manaus, ya que luego de buscar lugar donde quedarnos y buscando alguna orientación con nuestro amigo @osvaldo_sagues del grupo @travesiakombivenezuela dimos con el hotel @hotelsaopaulo, donde hablando con el dueño nos dijo que podíamos parar la kombi frente al hotel sin ningún problema.
Así que nuestras preocupaciones pasaron a ser sólo sobre Bipolar, no sabíamos si era la mejor opción partir luego de sus antecedentes esta última semana: una grave pérdida de aceite para lo poco que rodamos en Presidente, una falla permanente en el mínimo y la apagada que se echó por la bomba.
Teníamos planeado comprar una bomba de repuesto pero no la conseguimos, pese a todo esto, decidimos avanzar los 120km que separan a Presidente Figueiredo de Manaus, cargarnos de buenas energías y confiar una vez más en la Bipo.

Cachoeira Iracema + Grutas.

Llegamos a Iracema, conocimos sus grutas y la espectacular Cachoeira Iracema. ¿Y cómo si Bipolar no prendía?
Pues fácil, ella haciéndole honor a su nombre, luego de todo el rato que pasamos revisándola y ya resignados a hacerle algún remiendo e ir a comprar otra bomba ¡PRENDIÓ COMO SI NADA! Y no se crean, no nos confiamos del todo pero ya habíamos pagado y estábamos tan cerca que decidimos seguir el camino.
Conocimos la gruta Catedral, la Gruta Toca da Onça; la Gruta Palacio do Galo da Serra y luego nos bañamos en las aguas de la Cachoeira Iracema y como llegamos tarde por la accidentada tuvimos todo el lugar sólo para nosotros.
De regreso al parque Urubuí que fue el sitio donde nos estábamos quedando Bipo se portó excelente.

Accidentados en Iracema.

¡Y nos accidentamos!
La Bipo es loca pero fiel y además sólo se apaga en lugares lindos.
Teníamos planeado ir a visitar el Lagoa Azul, a unos 10km de Presidente Figueiredo, así que para allá arrancamos. Lastimosamente cuando llegamos al camino que conduce al lago vimos un anuncio que decía que faltaban unos 9km más de camino de tierra, por lo que decidimos devolvernos hacia un lugar con Grutas y Cascadas llamadas Iracema, la cual cobra 10 reales por persona para entrar, y JUSTO EN LA ENTRADA (y después de pagar, claro) la Bipolar se apagó de golpe.
Estuvimos revisando varias opciones y finalmente todo apunta a ser la bomba de gasolina.

Mercado Municipal, Presidente Figueiredo + Cachoeira Dos Passaros.

Mercado municipal + Cachoeira Dos Passaros.
Hay algo que un viajero no puede omitir de las ciudades y eso es el mercado municipal, así que nos levantamos, desayunamos y nos fuimos a conocer el de Presidente Figueiredo. Compramos y probamos algunas cosas para nosotros nuevas, aunque en general los mercados de acá se parecen bastante a los de nuestro país.
Luego de eso, nos fuimos a la Cachoeira (cascada) Dos Passaros, allí se pagan 5 reales por persona para entrar. Es un buen plan, sobretodo si eres habitante de la zona.
A nosotros nos llovió bastante pero cuando escampó no hubo quien nos sacara del agua, la cual es helada, perfecta para el calor brasilero.
Presidente Figueiredo es una pequeña ciudad que vive del Ecoturismo, por ende la mayoría de las atracciones de la misma son pagas y los precios varían desde 5 a 10 reales por persona.

Presidente Figueiredo – Parque Urubuí.

¡Oficialmente en Amazonas!
Llegamos finalmente a Presidente Figueiredo, salimos bien temprano de Rorainopolis y recorrimos los 370km que nos faltaban, hicimos una parada en la linea del Ecuador para que Bipo descansara y nosotros como buenos venezolanos nos hicimos unas arepas con café para desayunar y seguir la ruta, no sin antes reponerle un poco de aceite a Bipo, luego de allí ya no nos fue posible parar de nuevo hasta después de la reserva indígena, tampoco hay mucho sitio donde parar antes de Presidente Figueiredo así que cuando vimos un puesto de servicio dijimos “acá fue” y paramos para hacer el almuerzo, echarle un poco más de aceite a Bipo y de nuevo café, porque la vía es muy cansona y aunque es bella es casi siempre igual entonces a uno le comienza a dar sueño y ya sabemos lo peligroso que eso puede ser.

La Bipo se comportó como una princesa, hay muchas subidas fuertes en la ruta y nunca perdió la fuerza, aunque desde que cambiamos a la gasolina Brasilera está fallando en el mínimo. Pega brincos como loca y a veces se apaga 🙄 ya veremos como resolvemos, por ahora a disfrutar de la Terra das Cachoeiras.

Ruta hacia Presidente Figueiredo.

¡Una larga ruta hacia Presidente Figueiredo!
Salimos de la reserva ecológica de Viruá rumbo hacia Presidente Figueiredo, es una ruta de aproximadamente 500km, decimos larga tomando en cuenta que vamos en kombi y que debido al problema que tiene la Bipo en el motor y su pérdida de aceite, la cual nos hace reponérselo constantemente, por lo que esto supera lo que habíamos establecido como limite de rodar sólo 200km por día.
La primera noche paramos en Rorainopolis en un puesto de gasolina aproximadamente a 130km de la reserva lo cual nos deja todavía 370km por recorrer.
Nuestro dilema es que deberíamos parar justo en la mitad del camino y no podemos debido a que gran parte de la ruta es la reserva indígena Wairimi Atroari en la cual está prohibido parar los vehículos.
¡Esperamos que Bipo se porte bien y podamos llegar!

Parna Do Viruá, albúm de bichitos.

¡Nuestro álbum de Viruá!
Pasamos estos días en la reserva ecológica de Viruá y la cosa va así, estando ubicada en plena selva y siendo nosotros tan pequeños, se nos hizo sumamente difícil alcanzar a ver el mayor atractivo de la reserva, buscamos por días ver algún mono pero nuestra búsqueda fue en vano, y muchos de los animales que veíamos huían antes de que pudiésemos apuntar nuestras cámaras hacia ellos.

Compuesto por 241.948,07 hectáreas el lugar tiene un ambiente místico y muy tranquilo, la sensación de estar inmersos en la selva nos arropó desde el primer momento en que comenzamos a rodar dentro del parque, no lo terminamos de recorrer por lo grande que es, aunque fuimos a hacer algunas caminatas y unos paseos en carro, no conocimos ni un cuarto de la inmensidad que brinda, sin embargo, si quieren conocer mejor el parque, la gente de la pequeña comunidad que está antes de la entrada del parque hace recorridos y así se ayudan a mantener su economía.

El sitio está habitado por los brigadistas, mayormente reciben visitas de biólogos, de estudiantes que quieren conocer las distintas especies que habitan el lugar y de turistas que como nosotros no aguantaron la curiosidad. Sin embargo para tener acceso al parque hay que solicitar una autorización previa, la cual después de ser otorgada hay que llevar al parque impresa.

Nuestra experiencia fue fantástica y es un gusto compartirla con ustedes.

Parque Nacional Parna Do Viruá, Roraima – Brasil.

Llevamos tres días en la reserva ecológica de Viruá donde hemos conseguido mucha tranquilidad, mucho contacto con animales, todo tipo de bichitos amazónicos y una acogida increíble por parte de las personas que cuidan el lugar.
Además para hacer todo mejor nos vinieron a visitar nuestros amigos de @elviajedematecito con su perrito Matecito quien se hizo muy amigo de Puru el coatí, nos hicieron unas tapiocas para morir y han hecho una dinámica muy divertida.
Hoy ellos parten hacia Boa Vista y luego van a recorrer Venezuela.
Uno se llena de orgullo cuando sabe que hay gente que a pesar de todo quiere conocer las bellezas de nuestro país así qué ya saben chicos ¡para allá van tres viajeros!
Nosotros por nuestra parte estamos disfrutando unos días acá antes de partir hacia Manaus.

Estadía en Boa Vista.

Dos días en 6 fotos.
Nuestro plan era estar muy poco días en Boa Vista pero nos hemos quedado más de lo que pensamos, es una ciudad muy bonita y nos han recibido muy bien.
Nos hicimos amigos del Sr. Raimundo, quien nos llevó a conocer Icarapé en Santa Cecilia, es un río cristalino al que llegas cruzando un pantano.
Es zona de preservación ambiental así qué está prohibido hacer fogatas o cualquier tipo de fuego, está muy bien cuidado y tiene anuncios por todas partes que te recuerdan que eres parte de la naturaleza y por ende la debes cuidar.
La historia de las otras fotos es qué ayer, cuando nos preparábamos para ir a alguna zona wifi a trabajar, apareció Basile, un francés mochilero que quería conocer algún río y nosotros que no aguantábamos el calor nos lo llevamos a conocer Caçarí.
Así van nuestros días y nuestras amistades.
Pronto salimos de Boa Vista, pero nos vamos enamorados.