La muerte de Bipolar.

Murió la Bipo! O al menos su corazón ha dejado la latir. Es increíble cómo nos conectamos con nuestros vehículos. Yo, quien por un día he decidido quitarle el control de Instagram a Cristal, me habría burlado meses atrás de cualquier tipo de conexión similar. Desde hace dos semanas, nuestro nivel de humor se ha convertido en una medida directamente proporcional a la salud de la Bipo, y se imaginarán como están los valores luego de la noticia. Lo más increíble, aquí viene mi parte irracional y afectiva, es que la Bipo prendió y rodó por unos minutos mientras su motor parecía gritar «Estoy estallando por dentro». Gracias a eso pudimos llegar. Luego de que nuestro amigo @marcio_lisboa nos remolcara durante lo que me parecieron unos larguísimos 20km, la cuerda de remolque se reventó dejándonos a mitad de una avenida. ¿A que no adivinan? ¡La Bipo prendió! Su corazón venía gritando y estremeciéndose, haciendo un sonido similar a un cacerolazo de los buenos, con la fuerza justa para llegar al taller y apagarse nuevamente. Mañana la gente del club @Fusqueiros_da_Ilha en la Tornería Pontual abrirán su motor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.