Estación de Servicio.

Aunque por lo general procuramos campings al aire libre y lugares naturales donde pasar la noche cuando estamos en la carretera, a veces nos toca quedarnos en estaciones de servicio. Nosotros ya estamos bastante acostumbrados y se nos hace hasta cómodo, casi todas cuentan con baños limpios, wifi y tienda, pero esta fue la primera vez de Lua y aunque se ponía un poco nerviosa con los sonidos fuertes que siempre los hay, se portó bastante bien, si no contamos unas cuantas escapadas que se echa de vez en cuando.
Justo cerca de donde estábamos habíamos leído que había un puesto de control policial que era uno de los más estrictos de la ruta así qué hicimos unas averiguaciones y nos pedían un montón de cosas qué no teníamos: Kit de viaje que incluye chaleco fosforescente, sábana blanca, una calcomanía en la Kombi con el número de la velocidad máxima permitida, calcomanías reflectoras en la parte trasera y un tubo de remolque ya que no está permitido remolcar con cuerda, aparte de triángulos y extintores que ya teníamos.
Mientras poníamos todo al día pasamos dos noches en la estación de servicio y Lua estaba demasiado aburrida, además que habían unos perros que le ladraban y ella se asustaba mucho.
Finalmente continuamos ruta, llegamos al puesto de control y no nos pidieron absolutamente nada de lo que compramos 🙄
Seguimos camino a Buenos Aires y haremos una parada para conocer Colón.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *