Gobernador Gregores, Patagonia, Argentina.

Porque muchas veces, vivir en la ruta se ve así.
Llegamos a una estación de gasolina, estacionamos las kombis en la parte de atrás como de costumbre. Salimos a buscar el gas, no había o no nos querían recargar las garrafas de Venezuela y Brasil respectivamente ya que nuestros compañeros de viaje también se están quedando sin gas.
Hace mucho frío y hay mucho viento, normalmente cuándo paramos en estaciones de servicio no hay protección del viento y la Bipo pasa toda la noche bamboleándose de un lado para otro.
Teníamos un montón de ropa sucia acumulada, Nelson tuvo fuertes dolores de lo que parece ser un cálculo 🤷🏻‍♀️, no podemos cocinar en nuestra kombi. La verdad es que un viaje así no son sólo paisajes bonitos, atardeceres, cielos estrellados y felicidad. También son muchos días en la ruta parando sólo para dormir y continuar al día siguiente con mucho cansancio. La verdadera magia está en volver los días malos en historias que contar.
De la nada se acercó un chico a las kombis, comenzó a conversar y se ofreció a lavar nuestras ropas (que luego tendimos entre la Girassol y la Bipo)
Pri de @girassol_pelomundo hizo unos ñoquis de batata dulce para morirse de ricos. Nos despedimos de @gu un mochilero que viajaba con Girassol 🌎 cerramos la noche cantando y charlando y como dicen aquí en Argentina ¡Le dimos la vuelta!
Ahora vamos hacia Perito Moreno y seguimos en búsqueda del aclamado gas.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *