La Bipolar conoció Potrerito

Nuestro recorrido inicia en esta magnífica finca en Potrerito, donde nos recibió la tarde con neblina, frío, muchos animales y una increíble vista hacia la mariposa y a nuestra amada Caracas que ya dejamos atrás.
Esta noche vamos a probar a nuestra Bipolar con todos sus hierros, cocina, tanque, cama y todo lo que tiene dentro. ¡Ya les contaremos como nos va!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.